Características de un desarrollador inmobiliario

Desde la selección de la propiedad hasta su entrega, la planificación de inmuebles exige contar con algunas competencias de diversas disciplinas. Por citar algunos conceptos financieros, de marketing y jurídicos que intervienen en la industria de la promoción inmobiliaria, se necesita calcular el costo y el valor de venta conveniente, transmitirlo eficazmente a un público previamente definido y enmarcarlo en una posición legal.


Desarrollo Inmobiliario

El proceso de organización y coordinación de los numerosos agentes y actividades que intervienen en el establecimiento de una propiedad inmobiliaria para satisfacer una demanda de construcción se conoce como promoción inmobiliaria. 

Actividades

La desarrolladora inmobiliaria Abilia, por ejemplo, es responsable de toda la planificación de un proyecto, incluida la preparación del plan de negocio, la obtención de financiación, la coordinación de la estrategia de marketing y ventas, la supervisión de la construcción y la coordinación de la entrega de la propiedad.

El promotor transforma conceptos en papel y documentos de Excel en desarrollos inmobiliarios mediante la innovación y el ingenio. Encuentra terrenos, reúne un equipo (arquitectos, ingenieros, etcétera), coordina el diseño, obtiene licencias y permisos, busca financiación y coordina la construcción y entrega de los inmuebles.

Los promotores se asemejan a los directores de una orquesta, en los cuales no tocan los instrumentos sino que se encargan de toda la producción.


Principales características


Conocimiento de las oportunidades de negocio

Las grandes posibilidades en la inversión inmobiliaria son escasas y distantes entre sí, y cuando llegan, no duran mucho. Un promotor inmobiliario de éxito tiene la capacidad de reconocer una buena oportunidad y evaluar su potencial.

Dado que el mercado inmobiliario es tan impredecible, mantenerse al día de las nuevas tendencias del sector es fundamental para el éxito como promotor.

Habilidades en la resolución de problemas

Los desarrolladores trabajan en la resolución de problemas, en el diseño de ubicaciones y en la colaboración con los propietarios de los alrededores para completar el proyecto en el plazo y presupuesto previstos. Están constantemente preparados para lo esperado y lo imprevisto. Cuando surge un problema, actúan rápidamente para resolverlo a tiempo y dentro del presupuesto, así como para minimizar cualquier daño.

Tolerancia al riesgo

Algunas personas que buscan inversiones les cuesta aceptar los riesgos. Los promotores fiables evaluarán y medirán todas las contingencias de la inversión y buscarán soluciones para reducirlas al máximo.

Formación continua

Un promotor inmobiliario debe tener un claro sentido del progreso y estar a la búsqueda de nuevos métodos para prestar un servicio más eficiente y óptimo, comenzando por la adquisición de nuevos conocimientos a través de la continua preparación académica en el ámbito inmobiliario, es decir, en todas las áreas que afectan el desempeño de un agente inmobiliario (fiscalidad, marketing, administración, contratos, finanzas, inversiones, etcétera).


¿Qué son los bienes raíces?

El término bienes raíces, también conocido como bienes inmuebles, se refiere a cualquier propiedad que no se puede mover, como una estructura, un terreno o cualquier otro elemento unido a la tierra. De este modo, se distinguen de los bienes muebles, que pueden trasladarse de un lugar a otro, tales como muebles, vehículos, dinero, etcétera.


¿Qué son los bienes raíces?

Los bienes inmuebles se encuentran anclados en la tierra, lo cual es una distinción crucial que se debe recordar; en primer lugar, porque los bienes inmuebles se encuentran naturalmente ligados al suelo y al subsuelo.

Todos los terrenos y parcelas se denominan bienes raíces. El titular o propietario de estos bienes es el dueño de todo lo que hay en ese territorio, incluyendo lo que ocurre por encima y por debajo de la tierra. El propietario de un bien inmueble puede tener derecho a una indemnización si una carretera cruza su terreno.

Como los bienes raíces tienen un alto impacto en el subsuelo, los propietarios que cuentan con extensiones de tierra pueden beneficiarse de descubrir minerales de algún tipo bajo su propiedad.


Tipos de bienes inmuebles

Vale la pena señalar que un propietario de tierras también tendrá derecho a la propiedad adquirida a través de la incorporación, como los bienes inmuebles erigidos en la tierra, o cualquier forma de plantación, árboles o cultivos que puedan estar allí.

A continuación, se exponen algunas de las formas más habituales de clasificar los bienes inmuebles:

  • Residencial: incluye todo tipo de viviendas, así como los inmuebles no urbanizados.
  • Comercial: estructuras destinadas al sector terciario, como edificios de oficinas o establecimientos comerciales.
  • Industriales: tienen funciones productivas, como por ejemplo una granja o una fábrica.

Otro tipo de clasificación consiste en diferenciar los bienes urbanos de los rurales. Estos últimos se encuentran ligados al sector agrario, ya que en ellos se llevan a cabo operaciones ganaderas, agrícolas y forestales. Estos bienes rurales pueden transformarse en urbanos a medida que crece la población, convirtiéndose en viviendas, locales comerciales, oficinas, etcétera.